Tips para la búsqueda de trabajo

Muchas veces cuando empezamos la etapa de buscar un nuevo desafío laboral, nos desesperamos porque se puede transformar en una instancia abrumadora. Que el curriculum, el portafolio, la presentación, que no sé qué me van a preguntar, cómo me debo preparar… Todo eso puede ser muy estresante y en ocasiones no sabemos por donde empezar.

Photo by David Iskander on Unsplash

Personalmente, he enviado más de 200 postulaciones de trabajo, he tenido un par de decenas de entrevistas (nacionales e internacionales), y también me ha tocado entrevistar. Todo lo anterior me motivó a dar pequeños tips que me ayudaron en su momento, y que te pueden guiar de mejor manera a la hora de iniciar tu búsqueda de trabajo. Todo basado en mis experiencias y apuntes; y que aunque parezcan muy básicos, siempre pueden ayudar a alguien.

Manos a la obra…

Al momento de iniciar las postulaciones de trabajo, mantén una lista ordenada, con al menos ciertos ítems como: cargo al que postulas, nombre de la empresa, link de la descripción del cargo, status, notas, etc. Esto ayudará demasiado cuando te contacten y entre decenas o centenas de postulaciones, puedas detectar de dónde te llaman, para qué cargo y cuáles eran las descripciones de éste. Tenlo en un documento siempre a mano (computador y/o celular), y que pueda ser actualizado fácilmente.

Este Tip me lo recomendó una gran amiga y ex compañera de UX, Mary Gillespie (gracias Mary!)…es bastante útil, y siempre que puedo, lo recomiendo a otras personas, porque ayuda demasiado, y sé que les ha servido a ellos también.

Les dejo un screenshot de cómo organizar la plantilla. La pueden usar en google drive o si tienen Notion, también es una opción, porque ya viene un template listo y con más opciones donde puedes dejar tu CV, link del portafolio y carta de presentación, entre otras cosas. La idea es que mientras más organizado sea, menos preocupaciones tendrás.

Ejemplo de plantilla para tener registro de tus postulaciones

También puedes hacer una lista de 10 a 20 empresas donde te gustaría trabajar, y una breve descripción del por qué y en qué se alinea a tus metas y necesidades. Hay personas que prefieren practicar las entrevistas con empresas de menor preferencia, para luego dar el salto con las top 5 de la lista, y así, estar un poco más preparadas. Otras, simplemente empiezan por las más deseadas. Ambas son correctas, busca lo que más te acomode.

Hay dos razones para hacer esto. Una, porque vas a afrontar la entrevista de una manera más cómoda y vas a poder hacer preguntas más contextualizadas sobre tu próximo lugar de trabajo, y como resultado, notarán interés de tu parte. Al menos ten preparadas 2 a 3 preguntas para el típico momento “¿Tienes alguna pregunta para mí?” (Pueden ser sobre la empresa o relacionadas con lo que harás en el día a día).

Y la segunda razón, es porque no solo tú estás siendo la persona entrevistada. También es tu oportunidad de verificar si te gustaría trabajar con ellos. Recuerda que muchos sitios webs corporativos hablan de su valor, misión, valores y/o cultura de la empresa. Y si no lo encuentras ahí, puedes revisar sus redes sociales o contactar a alguien que trabaje en la empresa y preguntarle sobre su experiencia. No olvides que los reclutadores también te pueden ayudar a aclarar dudas y guiarte en el proceso.

En esa búsqueda, hay personas que se inclinan por lugares inclusivos, que velan por la no discriminación de género y raza, que potencian el aprendizaje continuo, que pueden donar parte de sus horas de jornada a trabajos voluntarios o simplemente les interesan los beneficios que ofrecen. No importa qué es lo que buscas, la idea es que tus metas se alineen con el lugar donde vayas a trabajar. Nadie quiere ir a trabajar de manera desmotivada e incómoda todos los días, ¿cierto?.

Acá te dejo algunas preguntas generales que puedes utilizar:

  • ¿Cada cuánto y cómo se medirá mi desarrollo dentro de la empresa?
  • ¿Qué cualidades buscas en el candidato ideal?
  • ¿Qué te gusta de trabajar acá?
  • ¿Quiénes conforman el equipo con el que trabajaré?
  • ¿Cómo es un día normal de trabajo para alguien con este cargo?
  • ¿A qué persona se debe reportar?
  • ¿Cuáles son los siguientes pasos en el proceso de selección?
  • ¿Cuáles son las metas de la empresa para este año?
  • ¿Te puedo ayudar a clarificar alguna duda que tengas sobre mi experiencia y/o habilidades?

Ya en esta etapa debiste haber mandado tu CV junto con el link del portafolio, y por ende te contactaron para una pequeña llamada o videollamada, si es online, o una reunión física para saber un poco más de tí.

El modo operandis de esa conversación es el saludo inicial, en ocasiones un pequeño tema para entrar en confianza y luego te tienes que presentar de manera breve relacionándolo a tu vida profesional. Normalmente el speech dura entre 1 a 3 minutos máximo y debería reflejar los elementos más importantes de tu carrera: quién eres, qué haces o has hecho, y qué quieres lograr.

Es bueno revisar la descripción de trabajo para que puedas detectar cuáles son los puntos en donde puedes resaltar y hacer un match con la empresa y sus requerimientos. Si bien es sobre tu vida laboral, también puedes dar un par de fun facts para dar a conocer tu personalidad y conectar un poco más con la persona que te entrevista y la cultura de la empresa, pero no debes perder el foco en tu interés por el rol.

Si la entrevista es online, elige un lugar en el que te sientas a gusto y no tengas ruido externo. Ten tu curriculum y tu portafolio a mano, ya sea abierto en tu computador/celular o impreso (tu CV). Recuerda silenciar tu celular y bloquear todo tipo de distracciones, no tomará todo el día, así es que no hay problema. Lo que siempre le digo a mis amistades es: ten un vaso de agua, lápiz y donde escribir, y si la entrevista será de larga duración, considera comer 30 minutos antes algún dulce o chocolate, o tenerlo al alcance (ideal amargo), para recobrar energía. Ayuda a aumentar el flujo sanguíneo cerebral, por lo que mejora el estado de alerta, la claridad mental se activa y permite mantener la concentración.

Si la entrevista es presencial, considera el dress code. Hoy en día, el ir formal no es tendencia, pero de igual forma no está demás saber cuál es la línea de la empresa a la cual postulas. Recuerda que la primera impresión es muy importante. Llega con unos 10–15 minutos de anticipación, no necesitas llegar 1 hora antes ni mucho menos 15 minutos después. Demuestra profesionalismo y ten un plan B para cada escenario. Por ejemplo, por si no tienen tu CV a mano, lleva una copia. Si tienes que mostrar tu portafolio, lleva tu computador con los archivos o links listos para mostrar en caso que no puedas hacerlo en el computador del lugar. Lleva una libreta y un lápiz, en el caso que quieras tomar apuntes y/o hacer preguntas después, y recuerda apagar el teléfono antes de entrar a reunión.

Por último, sonríe, muestra una actitud positiva, y habla siempre de manera honesta.

Como dicen por ahí “la práctica hace el maestro”. Practica tu speech, ya sea a solas, con amistades, familiares, o con quien sea que tenga la disposición de ayudarte. Pide feedback, y si es necesario, grábate en audio o video (el lenguaje corporal es importante, ya sea en entrevista presencial u online). La grabación la puedes escuchar/ver muchas veces, detectar las muletillas, la velocidad con la que hablas, tus gesticulaciones, y así, saber en qué parte debes mejorar.

Lo mismo puedes hacer con tu CV y portafolio, envíalo a personas que creas que puedan ayudarte con una crítica constructiva. Todo feedback es bienvenido, y todo es para un bien común: conseguir ese trabajo deseado. Siempre agradece el tiempo de los demás y abre tu mente a sus comentarios. No te aferres a lo que ya has hecho y no debatas todo lo que te dicen, o de lo contrario, la ayuda no habrá servido de mucho. Si te dan un buen fundamento sobre el por qué no funciona, escucha, analízalo y luego filtra si es adecuado cambiarlo para esta ocasión o no.

En resumen, son 4 simples etapas: Lleva un registro, investiga, prepárate y practica. Los puedes ir dividiendo en pequeños pasos para mantener todo más organizado, y así, enfrentar este proceso de forma más relajada. Y recuerda que si no obtienes el trabajo a la primera, ¡no te decepciones!, ¡sigue postulando y mejora en cada experiencia!